Blogger Widgets

jueves, 6 de noviembre de 2014

Mediación Policial: Proyecto SAFELAND


Conocemos la mediación familiar, civil y mercantil, escolar,..., pero ¿qué sabemos de mediación policial?

La mediación policial es una técnica que utiliza la Policía Local, para ayudar a las personas a resolver de la mejor manera posible y más rápida las situaciones de conflicto que nos pueden surgir de la convivencia diaria, para evitar que éstos acaben en largos y penosos procesos penales y lo administrativos, y que terminan rompiendo relaciones. Fundamentalmente tiene un carácter preventivo.

Cualquier conflicto que surja de la convivencia ciudadana puede ser susceptible de atenderse por este servicio, siempre y cuando exista voluntariedad por todas las partes y predisposición de hablar hasta entenderse con la ayuda de un Policía Local, que actuará como Tercero de forma confidencial, neutral y con total imparcialidad. También aquellos asuntos relacionados con el ámbito rural.

Los resultados del sistema están dando muy buenos resultados en ciudades como Valencia.
El servicio de mediación policial de la Policía Local de Valencia ha atendido, durante el año 2013, un total de 525 conflictos vecinales, en su mayoría (en un 80% de los casos) por molestias por ruido, y el 85 % de estas intervenciones han acabado satisfactoriamente, con un acuerdo entre las partes gracias a la mediación del policía de barrio. 
El 85% de las mediaciones policiales realizadas han sido satisfactorias

A raíz de las buenas experiencias acaecidas, y con el fin de intercambiar y compartir conocimientos, buenas prácticas y experiencias, las Policías Europeas han estado trabajando en cuatro proyectos europeos relacionados con la mediación policial:

SELPE cuyo principal objetivo es Desarrollar un contexto para la puesta en común de buenas prácticas en la  policía local.

ICP cuyo objetivo es desarrollar y compartir estrategias de proximidad y mejora de las relaciones entre policía y sociedad.

FALPREV cuyo objetivo es desarrollar contenidos formativos para los policías locales. Gracias a esta formación, el policía aprenderá estrategias con las que evitar la reincidencia de jóvenes delincuentes cuando éstos se reincorporan a la Sociedad.

SAFELAND cuyo objetivo es crear zonas seguras en las que proveer de actividades seminarios, formación a los ciudadanos, y la formación de mediadores.


Concretamente, dentro del proyecto europeo Safeland, encontramos un interesante artículo sobre la mediación policial galardonado con el segundo premio "Rafael Bonet" concedido por la Generalitat Valenciana junto a la Asociación de Jefes de Policía Local de Alicante en el año 2010. Espero que te resulte igual de interesante que a nosotros.

La Resolución de Conflictos en la Policía Local (Experiencia de la Policía Local de Valencia) 
Autores: Intendente General D. Rafael Manuel Terrones
Oficial Antonio Berlanga Sánchez


lunes, 3 de noviembre de 2014

Entrevista con I Premio Nacional de Derecho Sanitario sobre Medicación SANITARIA


”Prefiero hablar de retos que de obstáculos cuando hablamos de mediación y su desarrollo”
José María Mora, abogado, I Premio Nacional de Derecho Sanitario

José María Mora reconoce que de las felicitaciones que ha recibido por coordinar el trabajo “Camino a la Mediación Sanitaria”, galardonado con el I Premio de Derecho Sanitario, es poder constatar que profesionales de su mismo ámbito han sabido valorar esos años de trabajo. “Son elogios sinceros, de corazón, aún no han leído el trabajo, solo lo ha hecho el jurado”, comenta José Maria Mora a este periodista. Este letrado recibió hace unos días de la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, esa distinción. Este premio, convocado por la Asociación Española de Derecho Sanitario, que cuenta con el patrocinio de la Fundación A.M.A. presidida por Diego Murillo y la Fundación De Lorenzo, reconoce de esta forma la labor de los profesionales que han realizado estudios de investigación sobre temas relacionados con el Derecho Sanitario. Del trabajo son autores colaboradores: Inmaculada Benitez-Playa Chacón, psicóloga-mediadora y máster en Mediación Familiar; Oscar Polo Gila, asesor jurídico del Colegio de Médicos de Huelva y experto Universitario en Resolución Extrajudicial de Conflictos y María del Carmen Naranjo Vela, abogado y máster en Género, Identidad y Ciudadanía. Nuestro entrevistado muestra su satisfacción por este Premio, reconociendo el nivel de los otros trabajos presentados: “Desde que comencé mi ejercicio profesional allá por el año 93, me he dedicado al mundo del Derecho Sanitario como asesor jurídico del Colegio de Médicos de Huelva y a partir del año 1999 también para el Colegio de Dentistas de Huelva. Cuando conocí la mediación hace cuatro años vi las enormes posibilidades y los retos que pueden asumirse en el campo sanitario”, comenta.

El trabajo pretende comunicar el papel de la mediación en el ámbito del Derecho Sanitario “debido a que es una figura cuya regulación es sumamente reciente. De hecho, el primer Real Decreto fue en marzo de 2012 y el reglamento que desarrolla la Ley de Mediación se publicó en el Boletín Oficial del Estado de 26 de Diciembre de 2013” comenta José María Mora a la vez que explica que “en este último desarrollo se establecían, entre otros aspectos, los requisitos para ser mediador, requiriendo una formación específica, es decir, regulando la profesionalidad con la que hay que desempeñar tal función”.

La obra “Camino a la mediación sanitaria” analiza en profundidad la legislación y llega a una serie de conclusiones sobre la necesidad de concienciación general y cambio de mentalidad para que la mediación sea un éxito. Asimismo, en este trabajo se exponen una serie de medidas en paralelo “porque los conflictos en materia sanitaria no deben de ser una excepción para que puedan ser encauzados a un método extrajudicial, que por otro lado, solo posee ventajas. No obstante, pensamos que es un proceso a medio y largo plazo, y de ahí que se titule nuestro trabajo "Camino a la Mediación Sanitaria”, finaliza Mora.

Según Ricardo de Lorenzo, presidente de la Asociación Española de Derecho Sanitario “este trabajo plantea casos en el ámbito de la mediación sanitaria que pueden ser de utilidad en la práctica diaria. Sin duda, José Mª Mora ha sabido sintetizarlo todo en un trabajo con un nivel científico excelente”. 

Además, es un trabajo que reúne calidad, innovación, sentido práctico y mucha proactividad. De hecho, Diego Murillo, presidente de A.M.A ha explicado que “en octubre pasado y en el marco del Congreso Nacional de Derecho Sanitario, A.M.A., trató la necesidad de aplicar un baremo para la fijación de indemnizaciones por daños relacionados con la actividad sanitaria, una iniciativa que planteé al Consejo Asesor del Ministerio de Sanidad y en la que una Comisión de expertos ha avanzado mucho en estos últimos meses. Ese hipotético baremo, junto a un posible desarrollo de la mediación sanitaria, tal y como la plantea el equipo de José María Mora, sería sumamente útil, por ejemplo, para acabar con las contradicciones y la imprevisibilidad a las que, con demasiada frecuencia, se enfrentan los profesionales sanitarios en los juzgados”.

Sr Mora ¿Cómo un jurista como usted se introduce en el mundo de la mediación?

Fue a raíz de unas jornadas que organizadas por el Consejo General de Dentistas y en las que acude Leticia García Villaluenga, Catedrática de la Complutense de Derecho Civil. A partir de ahí, nos fuimos enganchando a esta práctica y acudiendo a jornadas cada vez que había algún evento de interés. Al final tanto Oscar Polo, uno de los coautores del trabajo, como un servidor nos matriculamos en un curso de Experto en Resolución Extrajudicial de Conflictos.

Aun no había la normativa actual, que regula la práctica de la mediación, tanto la posterior Ley Civil y Mercantil 5/2012 como el Real Decreto que lo desarrolla. Pese a ello siempre consideré que podría ser útil esta práctica. De ahí que “ Camino a la mediación” sea un trabajo que de lo general a lo concreto, señale la aplicación práctica de la mediación al campo sanitario.

Curiosamente la fecha de 15 de enero está marcada en este trabajo y en su éxito.

A veces pasan este tipo de cosas, el pasado 15 de enero del 2012 el Consejo Andaluz de Colegios de Médicos organizaba en Granada la jornada “, La nueva Mediación civil. Aquella jornada de dos horas inicial se convirtió luego en una jornada en la que interviene Lorenzo del Rio, presidente del TSJA y defensor de la mediación en muchos ámbitos.

De esa jornada y su éxito cuajó en otro evento en el Consejo General de Dentistas. Pero ya estábamos concienciados que creíamos en ello. Nuestro trabajo intenta a dar conocer las aplicaciones de la mediación en el ámbito sanitario.

¿Cómo han organizado este trabajo con tantos autores para que tuviera su unidad?

La verdad que no hemos tenido excesivos problemas logísticos. Muchos de nosotros trabajamos en Huelva y nos vemos a diario. La perspectiva psicológica fue labor de Inma, compañera malagueña. Igual el otro colaborador de Sevilla.

A nivel de contenidos, la estructura es sencilla, hay una primera parte que sirve para explicar cómo llegamos al momento actual con la Ley Civil y Mercantil 5/2012. La segunda parte analiza el articulado de la citada ley desde la perspectiva del mediador, un perfil que tiene muchos matices de psicología.

La parte específica del trabajo está centrada en la mediación sanitaria. Ahí analizamos desde diferentes perspectivas los retos que debe superar la mediación para su desarrollo en este ámbito tan concreto.

Como puede ver, hemos ido de la parte general a la específica. Nada tiene que ver un accidente de tráfico o un problema entre cónyuges que un problema entre médico y paciente. Hay que advertir también el carácter multidisciplinar de la mediación, pese a que psicólogos o juristas quieren acapararlo, que te ayuda a ver la realidad desde diferentes puntos de vista.

Es curioso, aun no he escuchado a nadie hablar mal de la mediación. Desde la Administración de Justicia hay muchas voces que la reclaman. Pese a esto, sí dejamos claro en nuestro trabajo que su desarrollo requerirá tiempo en nuestro país.

Habrá que impulsarla con reformas legislativas tal y como se comento en el acto en el que se nos concedió este premio, medidas en paralelo como el futuro baremo de daños y la propia concienciación de todos los operadores del sector sanitario.

¿Implantar la mediación podría reducir las agresiones de pacientes a médicos?

Desde luego que podría tener una aplicación preventiva en este tipo de conflictos que se enquistan. Al final se trata de aprender de los errores, en el caso de los médicos. Se evita así la judicialización con diez años pendientes de pleitos.

De todas formas hay que analizar muchas de las reclamaciones de los hospitales para ver qué ha sucedido. La configuración actual del sistema sanitario hace que el paciente se dirija a pedir a explicaciones a un médico que quizás no tenga conocimiento de esa cuestión.

Y es que a veces los reproches al profesional médico son en realidad mal funcionamiento de esa entidad sanitaria. Sin embargo se puede encontrar con una querella sin haber podido antes hablar con los familiares y aclarar la situación.

En casos de esta naturaleza, por un lado los familiares no saben qué ha pasado y por qué ha fallecido ese familiar. Y el médico, tampoco conoce realmente qué ha hecho mal.

Y luego surge el escándalo y titulares en prensa con este suceso.

Con la buena gestión de la mediación se logra que estos hechos no trascienden. Especialmente que del dolor no se haga una noticia. Los juicios paralelos mediáticos son complejos, luego será difícil reparar el honor a ese médico presuntamente culpable de una negligencia, pese a que se archive.

Esta situación es la que ya se señala en otros países como la segunda víctima. El profesional de la sanidad es víctima de su propio sistema.

Nadie discute que no pueda haber negligencias, las hay en todos los sectores, pero hay casos no que no están bien analizados en profundidad. Creo que si evitamos estas situaciones saldremos todos beneficiados.

¿Cómo se podrían implantar estos equipos de mediadores en centros hospitalarios?

Es complicado que el propio hospital tuviera su propio equipo de mediadores. A nivel de paciente la desconfianza sería enorme de cara a pensar que pueden arreglar ese problema personas de la misma entidad que lo han generado.

Habría que apostar por mediadores independientes y neutrales que no estén condicionados por ninguna de las partes. Hay que recordar que cualquier mediador responde a los principios de neutralidad, imparcialidad y buena fe.

Es el caso de los abogados que defienden a los médicos, es complicado que se nos acepte mediadores. Sí es evidente que todos los letrados debemos formarnos en mediación. Aporta muchos valores interesantes a nivel profesional que se deben tener.

Mediadores especializados, por lo que veo.

Ya lo dice la Ley de Mediación en su articulado que el mediador deberá comentar a las partes de manera obligatoria cuál es su formación y experiencia en estos sectores. Así podrán decidir si es el mediador que necesitan para su litigio.

En cualquier asunto se buscará a un profesional acreditado en la materia que sea imparcial y neutral. Hay que recordar que el mediador siempre busca su terreno y trata que las partes encuentren la solución a esa controversia.

Es fundamental que el mediador sepa moverse en este sector, algo más complejo que otros. Aquí no se trata de gestionar una reclamación entre dos partes. Aquí también intervienen además del paciente y el médico, su equipo de enfermería, la propia institución sanitaria, público o privada e incluso una aseguradora de médico o enfermeros o de la propia entidad en cuestión.

¿No debe ser sencillo poner de acuerdo a tantas partes, verdad?

Son retos que hay que abordar, así lo indicamos en “Camino a la mediación sanitaria”. Prefiero hablar de retos que de obstáculos cuando hablamos de mediación siempre.

En la entrega del premio se habló de que la mediación puede ayudar a frenar la desjudicialización de los asuntos sanitarios.

Creo que a medio plazo puede ser uno de sus fines. Así lo son el resto de métodos extrajudiciales de resolución de conflictos. En determinados asuntos se evita el constante contacto con medios informativos que impiden que ese caso se cierre, generando dolor en los familiares del afectado.

Desde la mediación se busca evitar que ese conflicto estalle. Para ello se confía en la habilidad del mediador y su buen hacer que buscará resolver el conflicto de forma lo menos traumática posible.

De todas formas siempre se asocia el error médico a indemnizaciones millonarias, ¿que igual dificultan la aplicación de la mediación en este terreno?

Es posible que sea así. En países como EEUU donde hay este tipo de reclamaciones millonarias la mediación es también muy útil y usada.

De hecho la iniciativa del presidente americano Jimmy Carter de desjudicializar la justicia eliminando diferentes conflictos para que se fuera a juicio solo en temas muy específicos. Curiosamente esa configuración de la mediación llega a Europa en forma de directiva que es la que hemos implantado en países como España recientemente.
Como ejemplo más claro son los acuerdos de las tabaqueras. Hace diez años el sector llega a un pacto de indemnizar a aquellas personas afectadas por el tabaco.

Para ellas es más económico llegar a este tipo de acuerdos que estar en los tribunales con su prestigio por tierra y negativizado. En el filme Erik Brokovitz con Julie Roberts de protagonista se ve la aplicación a un caso real. En nuestro trabajo aludimos a ciertas películas con ilustraciones de las mismas.

¿Mediación y Derecho Sanitario, entonces son complementarios?

Es evidente que es una pieza importante. Su futuro a medio plazo es notable. Ya lo dije en mi discurso de aceptación del galardón que se nos otorgo: no debemos dejar pasar un tren en marcha. Hay muchas ventajas en la mediación y algunos retos que no obstáculos.

De hecho el que intervengan tantos actores en la misma lo que hace es que al mediador extreme sus habilidades. Tendrá que ver si hace mediaciones paralelas entre algunas partes y sobre todo evitar generar otro tipo de conflicto.

En este tipo de conflictos siempre hay intereses económicos donde las aseguradoras esperan pagar lo justo; el médico, por su parte no reconocerá su responsabilidad de ese error mientras que la institución evitará el desprestigio por ese asunto y que no salte a los medios masivos informativos. Y los familiares del afectado buscan una respuesta convincente al asunto. Todos son retos que la mediación sanitaria debe intentar abordar en su futuro.

40.000 gracias!